Capítulos
Porfueriando

Ukraina: Odin -Kiev-


Un tema que me produce muchísimo interés es el de la guerra fría, y las diferentes manifestaciones y repercusiones de esta.

Manifestaciones de diferencias en los sistemas políticos, económicos, sociales, e industriales. Manifestaciones en la Aviación, y bueno, tantas otras.

Una de las situaciones que dejó todo el periodo de la posguerra fue el rápido desarrollo del uso de la energía nuclear para usos civiles, sobre todo en la producción de electricidad.

A mí ese asunto siempre me ha parecido supremamente interesante, aunque no sepa mayor cosa del asunto si nos vamos a lo técnico.

Y hay un lugar en el mundo que combina ese interés que tengo por lo nuclear con ser un lugar importante en la historia de la guerra fría.

También es un lugar donde confluyeron un montón de circunstancias para crear una de las peores catástrofes creadas por la humanidad.

Ese lugar es Chernobyl.

Me producía muchísima curiosidad ir allá, y afortunadamente pude hacerlo antes de que terminaran de poner la estructura de “Nuevo Confinamiento Seguro” (“New Safe Confinement”).

Esta estructura comenzaron a construirla en 2010, la movieron al lugar donde debe cumplir su función a finales de 2016, y dicen que para finales de 2018 terminan los últimos detalles.

Pero bueno, esto es un asunto que trataré en la tercera y cuarta parte de este artículo. Por ahora, vamos a temas menos nucleares.

New Safe Confinement
New Safe Confinement - NSC.

Adam pl

Este viaje inició desde Moscú, y aquí vamos.

Ruta: Moscú (DME) – Kiev (KBP)
Avión: Boeing 737-500
Aerolínea: Ukraine International Airlines – UIA

Finalizaba mi visita a Moscú y era momento de dejar Rusia, ojalá no por última vez.

Salía de Domodedovo, al sur de la ciudad, y yo me estaba quedando muy cerca a Sheremetyevo, al norte.

Esa mañana para llegar a mi Aeropuerto de salida me tocaba tomar tres trenes, y atravesar todo Moscú de norte a sur.

Eso es bastante, ya que Moscú no es cualquier pueblo, es una ciudad gigante.

IMG_0235
En el tren.

Ramírez.

Igual yo sabía bien en lo que me estaba metiendo. Yo suelo hacer esos chistes por la pura curiosidad de conocer nuevos Aeropuertos, Aviones, lugares…

El vuelo era en la mañana, no muy temprano, pero igual en la mañana. Había calculado que me iba a demorar unas dos horas y media hasta Domodedovo.

IMG_0234
En el tren. El equipaje negro me pertenecía, el otro era de otras personas que iban al Aeropuerto.

Ramírez.

Y tomando en cuenta las tres horas de antelación para el check-in, eso implicaba que me iba a tener que despertar aproximadamente a las cuatro de la mañana.

Muchas veces uno hace todos los trámites con mucho menos tiempo. Pero era un Aeropuerto desconocido, entonces preferí ser conservador para que no me fuera a dejar el Avión.

Eso no habría sido mucho problema en general. Solo que hice otro de mis habituales chistes, y me dormí a las dos de la mañana.

Le dije a la recepcionista del lugar donde me estaba quedando que por nada del mundo me dejara quedar dormido después de esa hora, y ella cumplió.

Una mujer muy bonita y buena gente, por cierto. La noche anterior habíamos hablado un rato casual cuando llegué de mis aventuras por Moscú.

Hablaba con un relajo y una sencillez con la que pocas veces me ha hablado alguna desconocida, y más cuando es así de bonita –¿sabría que era así de bonita?-. Las rusas son otro nivel.

El caso es que salí a tomar el tren hacia la estación de tren Belarussky, mi primera parada del día.

Alcancé a tomar el tren anterior al que tenía planeado inicialmente, entonces me ahorré unos minutos.

Una vez allí tomé el metro hasta la estación de tren Paveletsky. Esa es la estación de tren donde los soviéticos recibieron el tren con el cuerpo de Lenin, cuando se murió en 1924.

Y en esa estación, tomé el Aeroexpress al Aeropuerto Domodedovo.

SVODMEmap.jpg

Domodedovo es el segundo Aeropuerto en importancia en Moscú después de Sheremetyevo, y ha crecido mucho en tiempos recientes.

Gran parte de las aerolíneas internacionales más conocidas pasaron sus operaciones a Moscú de Sheremetyevo a Domodedovo en los últimos años.

Hay gente que prefiere por mucho a Domodedovo, dicen que tiene mejor acceso y es más moderno. Pero a mí me gustaron los dos, jijiji.

Después de un cómodo viaje de unos 45 minutos llegué al Aeropuerto y procedí a hacer el check-in.

Yo había entrado a Rusia con el pasaporte colombiano, ya que hacía poco había entrado en vigencia la exención de visa para colombianos.

Domodedovo
Llegando a Domodedovo. No me acuerdo si tomé esa foto con el celular flecha que tenía o con un iPod touch que cargaba...

Ramírez.

Seguía para Ukrania, y los colombianos necesitan visa para ese país, pero los británicos no. Entonces estaba en Rusia como colombiano, pero iba a Ukrania como británico.

Los británicos necesitan visa para Rusia, y no es tan fácil de obtener. Las relaciones entre el Reino Unido y Rusia fácilmente son las peores y más frías entre potencias.

Y eso ha empeorado con asuntos como el de Alexander Litvinenko en 2006, y el de los Skripal y el Novichok en 2018.

Así que por una vez en la vida me estaba sirviendo el pasaporte colombiano, justo para una de las cosas que más había querido hacer (y que quiero repetir): ir a Rusia.

Ir a un país con un pasaporte, y llegar al siguiente con el otro es algo que solo he hecho desde y hacia Rusia, y cuando salgo de Colombia o regreso.

Eso no suele ser un problema, pero aquí la agente del mostrador se estaba enredando.

Ella era una mujer de unos 50 años que no hablaba mucho inglés, pero con dos o tres palabras en ruso y señales nos estábamos entendiendo. Me pidió primero mostrarle el pasaporte con el que estaba en Rusia, ahí todo bien.

Luego me pidió la visa para Ukrania, y le di a entender que no necesitaba visa y le mostré el otro pasaporte. Ahí como que se le cruzaron los cables y no supo que hacer, y en esas nos quedamos unos minutos.

Me dijo que esperara un momento, y fue a llamar una supervisora. Fue algo similar a lo que había pasado en inmigración justo entrando a Rusia unos días antes.

La supervisora vio ambos pasaportes y con mejor inglés me preguntó que para dónde iba después de Ukrania.

Le dije que seguía para Finlandia, y dijo:

-“Aaahhh, eso no es problema”.

Y así, la mujer del mostrador recibió mi equipaje, y me dio mi pase de abordar.

Yo había llegado a tiempo, pero el check-in tomó algo más de lo esperado. De hecho, había llegado más temprano de lo que había calculado y tuve que esperar porque cuando llegué el mostrador estaba cerrado.

Igual seguía estando bien. De ahí salí directo a emigración y seguridad.

Resultó que esa fila estaba T-R-E-M-E-N-D-A y no se movía casi. No sé si era lo normal o si a todo Moscú le dio por salir a la misma hora que salía yo, pero que vaina.

Eventualmente llegué al agente de emigración. Él tomó mi pasaporte y lo veía, y luego me veía a mí, y luego al pasaporte de nuevo.

Tecleaba y tecleaba y nada que me procesaba.

Yo me estaba empezando a poner nervioso, porque aunque había llegado muy a tiempo al Aeropuerto, ya la cosa se estaba poniendo apretada.

Pasé emigración, y tocó otra fila similar para seguridad. Allí por primera vez me tocó meterme en un escáner de esos que lo hacen a ver uno en pelota del todo.

Ahora es muy común, pero en ese entonces era novedad para mí.

Además, el ambiente de seguridad estaba algo alebrestado en ese momento, porque hacía unos meses había habido un atentado terrorista en Domodedovo.

Cuando por fin terminé todas las filas, faltaba una media hora para la salida del vuelo. Qué tal que hubiera llegado tarde pues.

Tampoco habría podido llegar más temprano, porque ahí el mostrador habría estado cerrado de todas formas (de hecho, así sucedió).

Ahí, busqué la sala de salida de mi vuelo en las pantallas. ¡Pero ese vuelo no aparecía por ninguna parte!

Entonces me devolví a un lugar cerca del escáner ese que lo ve a uno en pelota, donde había un gran ventanal con vista a la plataforma.

Ahí busqué la cola de un Boeing 737-500 de Ukraine International Airlines, y me dirigí a ese gate cuando la vi.

Ventajas de ser ñoño de la Aviación. Un pasajero “normal” que no diferencia una Cessna 172 de un Antonov 225 a lo mejor se enreda mucho más en ese escenario.

Lo otro es que no estaba del todo seguro que fuera mi vuelo y no un vuelo, di tú, a Odessa, o algo.

Llegue pues al gate como con 23 minutos antes de la salida del vuelo, y mostré mi pase de abordar. La máquina tuvo luz verde, y nadie me regañó. O sea que sí era el vuelo de Kiev, afortunadamente.

Como paréntesis, al momento de escribir esto, todo lo que les acabo de describir es literalmente historia.

Ahora no hay vuelos sin paradas entre Moscú y Kiev, los quitaron en 2015 por todos los rollos que ha habido entre Ukrania y Rusia.

Cuando fui, todo era “normal”. Desde eso, sucedió la anexión de Crimea, la guerra en Donetsk y Lugansk, el derribamiento del Boeing 777-200 de Malaysia Airlines, y otras cosas.

Eso ha hecho que las relaciones entre ambos países estén en su peor momento desde que desapareció la Unión Soviética.

Y eso a su vez ha afectado los enlaces aéreos, y los proyectos de Aviación que tenían en conjunto, solo por poner unos ejemplos.

Ahora, para ir en Avión entre un país y otro toca hacerlo con una parada en un tercer lugar.

Algunas de las rutas más populares para esto son a través de Minsk, en Bielorrusia, Varsovia, en Polonia y Riga, en Letonia (entre otros). Hacer lo que estoy relatando, en este momento, es imposible.

MOW-IEV
Imposible ir en un vuelo comercial sin paradas de Moscú a Kiev al momento de escribir esto.

Ramírez.

En fin, abordé ese Avión ya relajado, después de esa aventura que había tenido atravesando Moscú con dos horas de sueño.

Mi estado era zombie, pero estaba en un Avión en que no había volado antes, en una aerolínea nueva, volando entre dos Aeropuertos nuevos… Simplemente no me podía dormir tan fácil, por ñoño.

El elegido ese día era UR-GAZ, un Boeing 737-500. Era mi primera vez en Boeing 737-500 y en Ukraine International Airlines.

Ese Avión por estos días está volando relativamente cerca, en Brasil.

DSC_6732.jpg

Al lado había un Boeing 737 de Transaero (ya Transaero no existe), y llegó un Boeing 767-300 de Uzbekistan Airways. Fuimos remolcados justo a tiempo y comenzamos el viaje.

Se podía ver parte de los trabajos de mejora que en ese momento se estaban llevando a cabo en el Aeropuerto.

Seguimos el rodaje, mientras llegaba un Boeing 777-200 de Singapore Airlines y pasábamos al lado de varios Aviones en posiciones remotas.

DSC_6740.jpg
DSC_6739.jpg

Y mantuvimos posición en lo que parecía ser una intersección, y no el inicio de la pista.

DSC_6741.jpg

En el despegue alcancé a ver el bosque en donde días antes había estado tomando fotos con mi amiguis Inal y compañía.

DSC_6742.jpg

Había estado justo al otro lado de ese muro.

DSC_6743.jpg

Los anuncios los hicieron en ruso, ukraniano, e inglés. Ahí escuchando al ruso y al ukraniano al tiempo pude notar muchas diferencias.

No entendí un carajo en ninguno de los dos idiomas, pero era evidente que son idiomas distintos.

La idea general de mucha gente -y la mía hasta cuando me dio por investigar más al respecto- es que son idiomas casi iguales, casi mutuamente inteligibles.

Pero si bien comparten muchas cosas, el ukraniano, dicen, tiene mucha más similitud con el bielorruso y el polaco. Una persona rusa que no haya estudiado el idioma no lo entiende automáticamente.

Ahora, hay una especie de mezcla entre ruso y ukraniano que hablan ciertas personas, sobre todo en las zonas rurales y fronterizas.

Esta mezcla se llama Surzhyk. Según he investigado, puede ser entendido por personas que hablan ambos idiomas. Pero es eso, una mezcla.

A los puristas de ambos idiomas les desagrada.

Y ahí en ese Boeing 737-500, ascendiendo y alejándome de Moscú, pude tener una muestra de eso que les comento de primera mano. Fue muy bacano.

DSC_6744.jpg

Pues bien, seguí viendo lo que pude. Aunque solo se veían campos, bosques, y pequeñas villas.

Yo seguía fascinado de estar sobrevolando el terreno que estaba sobrevolando. ¡Mucha historia!

DSC_6746.jpg
DSC_6747.jpg

Pero literalmente no daba más, y tan pronto llegamos a la capa de nubes en la foto de abajo que no dejaba ver, me quedé dormido.

DSC_6748.jpg

Y eso que había un bebé llorando por ahí (en los videos de despegue y aterrizaje se escucha. Es detestable).

Pero yo tenía TANTO sueño que me valió tres pelos e igual caí como un tronco.

El vuelo duró algo menos de una hora y media, y dieron un sánduche.

DSC_6750.jpg

Desperté en descenso al Aeropuerto Boryspil. Vi campos y pequeñas villas similares a las que había saliendo de Moscú.

DSC_6749.jpg
DSC_6751.jpg
DSC_6757.jpg

Luego sobrevolamos el río Dnipro (Dnepr en ruso).

DSC_6760.jpg
DSC_6761.jpg
DSC_6764.jpg

Por último unas zonas verdes, y aterrizamos.

DSC_6765.jpg
DSC_6766.jpg
DSC_6767.jpg

Abandonamos la pista activa y tuve a la vista la flota gubernamental de Ukrania.

Todo un deleite para mis ojos, entre Aviones en uso y fuera de circulación, antiguos y modernos, occidentales y soviéticos. Delishis.

DSC_6768.jpg

Llegamos a la Terminal B, que estaba a punto de ser remodelada.

DSC_6770.jpg

Por esos días iba a iniciar la Eurocopa allá (en conjunto con Polonia), y hasta los buses del Aeropuerto estaban pintados (ahí en la foto de abajo se ve más o menos).

DSC_6771.jpg

El Aeropuerto estaba siendo mejorado desde hacía tiempo, pero la nueva terminal todavía no estaba lista.

Entonces me tocó en esa terminal que ni siquiera tenía puentes de abordaje, pero a mí me pareció la polla porque yo soy así (jijiji). Descendí pues del Avión por escaleras.

DSC_6772-1.jpg
DSC_6773-1.jpg

Inmigración y aduana esta vez fue muy simple, nada que ver con las aventuras que había tenido en Rusia.

No estoy seguro si fue por el cambio de país, o por el cambio de pasaporte.

El caso es que mi amiguis Ruslana me había ayudado a cuadrar con alguien que me fuera a recoger, en lugar de tomar transporte público. No estaba caro, y el peso colombiano en ese entonces valía algo.

Suelo preferir transporte público “normal”, pero ese día me di ese lujo” llegando a Kiev.

Encontré a la persona que me tenía que recoger muy rápido. Era un tipo muy buena gente en apariencia, y muy cálido.

DSC_6774.jpg

Nos montamos en el carro y arrancamos para Kiev, que queda más o menos a media hora del Aeropuerto.

Los objetivos principales en ese momento eran ir a Chernobyl, y al museo de Zhulyany. Con el poco tiempo y dinero restante di unas vueltas casuales por Kiev.

Me habría gustado poder hacer mucho más allí, pero tocaba priorizar. De todas formas, tengo dos o tres bobadas para escribir sobre mi paso por la ciudad.

Primero, la carretera del Aeropuerto Boryspil a la ciudad era muy buena, y los límites de velocidad en ciertos carriles eran muy decentes.

Hasta 130 km/h en algunos carriles, y ni un solo resalto mal puesto.

DSC_6778.jpg

Nada que ver con los 30 km/h que ponen en una doble calzada en Colombia de vez en cuando. Y si uno no quiere pues le ponen un resalto pa que aprenda, porque la “autoridá” es experta.

Eso de construir puentes peatonales o pasos subterráneos no les suena. Ellos SABEN que poner un límite 30 km/h en una doble calzada de alta velocidad con un resalto es mucho mejor.

Si no supieran lo que es mejor, no serían la “autoridá”… ¿Cierto? ¿CIERTO? ¡¿CIERTOOOOOO SEÑOOOOOOR AGENTEEEEE COLABÓREMEEEE?!

DSC_6782.jpg

Otro asunto es que la oferta de hoteles en Kiev pareciera -por lo menos cuando yo fui- ser algo limitada para ser el tipo de ciudad que es, y costosa.

No solo eso, sino que se han visto casos en los cuales hay un evento y suben los precios horriblemente, incluso cancelando reservas hechas con anterioridad, para poder cobrar más caro a gente que va con urgencia al evento que sea y que no tenía reserva previa.

Por otro lado, eso ha dado pie a muestras de generosidad de los residentes de la ciudad, en donde se enteran de la pelada de cobre de los hoteles, se indignan, y empiezan a alojar a los extranjeros gratis en sus propias casas.

Yo medio investigué algo planeando la vaina, y me mosqueaba un poquito la cercanía de la fecha de la Eurocopa a cuando yo iba a estar por allá.

DSC_6780.jpg

Pero es mejor tener amigos que plata, como dicen por aquí. Yo le comenté a mi amiguis Ruslana mientras preparaba la logística para ir, y ella me dijo:

-“Noo te vas a poner en esas vainas. Yo conozco a alguien que alquila apartamentos de paso y a lo mejor te consigo un mejor precio, en un mejor punto de la ciudad”.

Pues dicho y hecho, me consiguió un apartamento muy bacano en un punto central, a un precio muy decente, y ahí me quedé.

DSC_7348.jpg

Airbnb ya existía, pero no era muy “famoso” todavía.

Igual, casi siempre va a ser más barato para un local que conoce cositas y habla el idioma, que para un extranjero recién llegado del monte.

Lo primero que hice cuando llegué a la ciudad fue encontrarme con la dueña del apartamento y pagarle lo acordado, después de haber cambiado dólares por hrivnas.

No me acuerdo si hice el cambio en el Aeropuerto, o dónde.

Kiev
Entrando a Kiev.

Ramírez.

Me dieron las llaves, un módem para Internet, y estuvo.

DSC_8299.jpg

Apartamento.

DSC_8300.jpg

Mi cuarto en Kiev.

DSC_8301.jpg

Estudio de mi apartamento en Kiev.

El apartamento tenía todo lo necesario. Incluso una lavadora con Mr.Músculo que me cayó como anillo al dedo.

Venía de varias semanas de estar andando por ahí en variado continente, y se me estaba acabando la ropa limpia.

DSC_8296.jpg

Y no tenía muchas ganas de pagar lavandería para todo eso, menos en Europa.

Eso sí, puse ahí donde decía “delikat”.

En parte porque era lo único que entendía (por mucho que leyera), y en parte porque mi ropa es rústica y motosa, pero a la vez suave y delicada. Como yo, jijiji.

DSC_8297.jpg

Un placer que había acabado de descubrir era el de leer las vallas publicitarias. En Moscú me tocó aprender a leer Cirílico de afán para poder usar el metro.

Y en las vías de Kiev fui feliz leyendo cuanta pendejada, incluso descubrí que hay una tienda de electrodomésticos que se llama Eldorado. Pueden ver en la foto de abajo.

DSC_6804.jpg

Cuando sea grande voy a poner una tienda en Medellín que se llame Boryspil, en honor a lo leído.

Mentiras, no, después me comen a punta de impuestos, extorsión, devaluación, y clientes alegando por pendejadas sin sentido.

Pasé por el Monumento a la Patria. Un memorial gigante de la Segunda Guerra Mundial, que es parte de un museo dedicado a este tema.

DSC_6794-1.jpg

La estatua tiene el emblema de la Unión Soviética todavía, pero esto es polémico ahora por el deterioro de las relaciones de Ukrania con Rusia.

De hecho, hay una ley que prohíbe los símbolos comunistas, pero los monumentos de la Segunda Guerra Mundial están exentos.

Eso se suma a una campaña para derrumbar las estatuas de Lenin que hay en el país.

Dicen que cuando desapareció la Unión Soviética había unas 5500, y ahora no queda ninguna (por lo menos oficialmente).

Un fotógrafo publicó un libro al respecto, se llama “Looking for Lenin” (“Buscando a Lenin”).

Yo sí alcancé a ver algo de Lenin en Kiev, como se ve en esta foto, abajo. No estoy seguro de que esa estatua exista al momento de escribir esto, a lo mejor no.

DSC_6811.jpg

También me di una vuelta por el edificio rojo de la Universidad Nacional de Kiev Taras Shevchenko, considerada la mejor universidad de toda Ukrania, y entre las primeras 500 del mundo.

DSC_7033.jpg

El edificio tiene más de 170 años de construido, y el sector en general es bastante bonito.

DSC_7032.jpg

Había bastante gente reunida por ahí cerquita.

Esa carpa que ven ahí abajo dice “Kvas Taras”. Kvas es una bebida fermentada tradicional de Europa Oriental y Rusia, ligeramente alcohólica.

DSC_7031.jpg

En Rusia, hasta Coca-Cola produce Kvas.

Al ver esa carpa de inmediato recordé esas carpas azules extra mañés que uno ve en Colombia, las que dicen “Postobón”.

DSC_7034.jpg

Por supuesto, no podía faltar una vuelta por la Plaza Maidan. Es fácilmente la plaza más conocida de Kiev.

El nombre local es Maidan Nezalezhnosti. Ha sido el centro de las protestas políticas más notorias en la historia reciente de Ukrania, sobre todo desde que dejaron de ser parte de la Unión Soviética.

DSC_7321.jpg

Una de esas protestas fue la Revolución Naranja entre 2004 y 2005. La otra fue Euromaidan en 2014.

Voy a decir dos o tres bobadas de esas protestas, siempre sujetas a lo poco que pueda saber desde mi posición.

Lo que digo es descriptivo. No estoy tomando partido por nadie.

Maidan
Plaza Maidan.

Ramírez.

La Revolución Naranja se dio por los resultados de las elecciones presidenciales de ese momento.

Se estaban enfrentando Viktor Yushchenko y Viktor Yanukovych, el primero era más cercano a Europa, y el segundo a Rusia.

Maidan
Plaza Maidan.

Ramírez.

Lo de acercarse a Europa o a Rusia es una línea divisoria política y social bastante fuerte en Ukrania.

Yanukovych, además, era cercano al expresidente Leonid Kuchma.

Maidan
Sector cercano a la Plaza Maidan.

Ramírez.

Y Kuchma había estado metido en un rollo muy jodido porque en un cassette que había por ahí, se le había escuchado ordenando el secuestro de un periodista, que posteriormente fue asesinado.

A ese rollo le llamaron el Kuchmagate.

En adición a eso, una parte importante de la sociedad de Ukrania estaba mamada de que fueran los mismos con las mismas, o lacayos de los anteriores (como estamos algunos en Colombia).

Cuando terminó la elección, Yanukovych fue declarado vencedor. Pero mucha gente estaba convencida de que había habido fraude, y salió a protestar.

Revolución Naranja
Revolución Naranja en la Plaza Maidan.

Serhiy.

Se armó una protesta impresionante que terminó con la anulación de esa elección. Se repitió la segunda vuelta, y ahí sí ganó Yushchenko.

El gobierno de Yushchenko pasó. Incluyendo un potencial caso de envenenamiento que le destruyó la cara, como pueden ver en la foto de abajo.

Yushchenko
Comparación del antes y después del envenenamiento de Viktor Yushchenko.

Associated Press.

Y en una elección no tan polémica cuando terminó su gobierno, fue elegido Yanukovych. Esta vez sin fraude, según dijeron observadores internacionales.

El gobierno de Yanukovych inició en 2010. Dicen que era una persona muy corrupta y que favorecía en exceso a la región de Donbass, una zona industrializada al oriente del país.

Esta zona es bastante cercana a Rusia geográfica y culturalmente, y allí había hecho su carrera.

DSC_7320.jpg

Pero la gota que rebosó la copa fue cuando decidió cancelar un acuerdo de asociación con la Unión Europea.

Ahí comenzaron unas protestas en noviembre de 2013 que duraron varios meses.

A estas protestas se les llamó “Euromaidan”, y aunque fueron largas y en varios lugares, su centro principal fue ahí en la plaza.

Varias personas murieron, y el país estuvo a punto de entrar en una guerra civil.

Euromaidan
Euromaidan.

В.Власенко.

Yanukovych tuvo que salir pitado para Rusia y exiliarse ahí (y ahí sigue al momento de escribir esto).

Luego de eso el acuerdo de asociación se firmó, y se eligió a Petro Poroshenko, el actual presidente.

En esas, la gente invadió la Residencia Mezhyhirya, donde vivía Yanukovych. El lugar es tan opulento que dicen que un solo candelabro valía casi 100.000 dólares.

Honka
Residencia Mezhyhirya.

Aleksandr Andreiko.

Dicen, que todos estos sucesos ayudaron para que se diera lo que sucedió después con la anexión de la península de Crimea, y el conflicto armado que hay en las regiones Lugansk y Donetsk.

Esas regiones, son precisamente las que componen mayoritariamente al Donbass que les mencionaba anteriormente.

Y bueno, yo caminé por ahí, por la plaza Maidan.

Y mientras observaba todo el lugar, y teniéndolo en mis narices, iba pensando en la Revolución Naranja, y lo que había visto por televisión.

Maiden.
Dando una vuelta por la Plaza Maidan.

Ramírez.

Euromaidan por su parte no había sucedido en el momento en que yo estuve allá. Cuando sucedió, después de esa visita, yo estaba viviendo en Australia. Obviamente, seguí todo de cerca.

Y por supuesto, pensé de nuevo en mi corto paso por ese lugar.

Kiev se me hizo una ciudad no tan asfixiante como otras por donde he caminado. Por varias partes vi avenidas amplias, y árboles.

Obviamente, lo que recorrí fue bastante limitado, pero en esa limitación tuve esa impresión.

Me encontré un restaurante tipo buffet que se llama Puzata Hata, barato y bueno. Me volví cliente asiduo en los días que estuve.

DSC_6809.jpg

En una de mis vueltas por ahí vi una de las agentes de policía más lindas del mundo.

Policía
¡Arrestaaaaaame!

Ramírez.

DSC_7972.jpg

Pelinegra con trenza mi amorrrr arrestaaaaame.

Me recordó a Oxana Fedorova, de “por allá” tenían que ser.

Oxana
¡Arreeestame tú también Oxana Fedorovaaa! He sido malo.

La ciudad tiene un metro en el que me transporté casi todo el rato. Fue el tercer metro en ser construido en la Unión Soviética, puesto en funcionamiento en 1960.

Y bueno, Kiev era la tercera ciudad del país después de Moscú y Leningrado (actual San Petersburgo).

La otra ciudad de la actual Ukrania que entraba en el top 10 de las ciudades más grandes de la Unión Soviética es Kharkov.

A diferencia del metro de Moscú cuando fui, el metro de Kiev tenía letreros y anuncios en inglés. Tengo entendido que eran muy recientes, y a propósito de la mencionada Eurocopa.

El metro tiene una estación que se llama Arsenalna, que es la estación de metro más profunda del mundo, con 105 metros.

En ese metro la vi, llevaba una bolsa de mercado y se bajó en Olimpiiska. Para cuando se bajó yo ya me había pasado como tres estaciones, solo por quedarme viéndola.

¿Qué será de la vida de mi novia ukraniana de unos minutos que nunca supo que lo era?

Ni siquiera todas las enamoradas juntas que me he pegado montando en Coonatra (y no son pocas) alcanzan a la que me pegué por esa mujer por unos minutos en el metro de Kiev.

Metrokiev
Yo en el metro de Kiev viendo a esa mujer.

Tanto que hoy, años después, todavía recuerdo todo claramente. Como si fuera ayer.

Incluso la estación en la que se bajó, y al hacerlo destruyó lo nuestro, y me rompió el corazón .

(No es la de la foto de abajo).

Kiev
Las mujeres rusas y ukranianas son las más bonitas que he visto. ¡Con esa pierrrna pa que la otra mi amorrrr!

Ramírez.

El metro tiene varias formas de pago para usarlo, pero yo compraba unos tokens plásticos azules. Me quedaron algunos, y todavía los conservo.

Tokens
Tokens que me quedaron del metro de Kiev.

Ramírez.

Como la mayoría de sistemas de metro construidos en la época soviética, el de Kiev es bastante bonito, y algunas estaciones son temáticas.

Ahora, con la entrada en vigencia de la ley que mencioné anteriormente sobre símbolos comunistas, muchas de las decoraciones de la época soviética han sido removidas, según he leído.

DSC_7026.jpg

En adición a eso, anduve un par de veces en bus también. Guardé un tiquete, como se ve en la foto de abajo.

Tiquete de bus.
Tiquete de bus de Kiev.

Ramírez.

DSC_7028.jpg

Hay servicios de taxi pero no parecían muy regulados, le tocaba a uno cuadrar el precio con anticipación. Como en Medellín en los viejos tiempos.

DSC_7227.jpg

Mi abuelo pasó algún tiempo en Ukrania cuando hacía parte de la Unión Soviética.

Creo que estuvo en una ciudad distinta a Kiev, no sé por qué me suena Dnepropetrovsk (oficialmente llamada Dnipro desde mayo de 2016), aunque no estoy seguro en realidad.

Fuera la ciudad que fuera, de cierta manera me sentía deshaciendo los pasos del viejo en Kiev, como cuando pasé por Shenyang.

Me gustó lo que conocí de Kiev. Debo volver en algún momento a conocer aún más.

Por lo pronto les dejo esta galería de otras fotos que tomé por ahí, incluyendo un choque de carros.

Esto fue una muestra de lo que vi e hice en Kiev, pero no fue lo único que hice en Ukrania.

La segunda parte de este artículo ahonda más en en asuntos de Aviación.

La tercera es una explicación hasta donde me da el coco de cómo funciona un reactor nuclear, qué fue lo que pasó en Chernobyl, y sus consecuencias.

La cuarta parte es el relato de mi visita a la zona de exclusión, Chernobyl y Pripyat.

Continuemos, pues.


leer más:

Escribe un Comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar