Capítulos
Porfueriando

Primer vuelo en pandemia


Como se sabe, estamos en pandemia.

En Colombia los vuelos estuvieron suspendidos desde marzo de 2020 hasta inicios de septiembre, con excepción de los de repatriación y carga.

El reinicio de vuelos “normales” por itinerario ha sido algo tímido por varias razones, pero desde inicios de septiembre ha sido posible comprar un tiquete y viajar a otra ciudad, hasta cierto punto como se hacía en los “viejos tiempos”.

Yo no volaba desde febrero, y hace pocos días hice mi primer trayecto en este contexto desde ese momento.

Técnicamente en febrero ya el coronavirus estaba circulando por ahí, pero no habían hecho cuarentenas en Colombia ni cerrado los sectores, así que considero este mi primer vuelo en pandemia real.

No ha sido nada del otro mundo en realidad, pero quiero dejar una pequeña nota como recordatorio del hecho, y por si a alguien le interesa un poquito ver la experiencia.

Viajé de Medellín a Cartagena el 11 de septiembre, regresando el 25.

Entre más escalas me toquen y más cosas nuevas pueda probar, más feliz me pongo. En alguna ocasión viajé de Medellín a Quito haciendo la ruta Medellín – Bogotá – Lima – Quito en lugar del sin escalas Medellín – Quito que valía lo mismo.

Sin embargo, para este viaje en particular sólo quería vuelos sin escalas porque todo es muy incierto y hay muy pocos vuelos.

Entonces si hay algún problema haciendo la conexión podría significar perder mucho tiempo, ya no sería cuestión de que me pusieran en el siguiente vuelo una hora más tarde.

En estas circunstancias el potencial de perder mucho tiempo o incluso un día entero se incrementa, y con el servicio al cliente tan delicioso que se mandan en Colombia es un disgusto que es mejor evitar en la medida de lo posible.

Así que bueno, busqué un tiquete de Medellín a Cartagena sin escalas el 11 de septiembre, y había UN SOLO vuelo ese día que cumpliera con eso.

Avianca había anunciado que iniciaría vuelos en la ruta el 7 de septiembre, pero no lo habían hecho y LATAM solo está volando a Bogotá desde Medellín.

AvCancelatie2
Anuncio de Avianca de volar entre Cartagena y Medellín sin escalas desde el 7 de septiembre. No sucedió.

Ramírez.

Sin embargo, Viva Air si tenía un vuelo sin escalas entre Medellín y Cartagena ese día.

Así que compré el trayecto de ida en Viva Air.

A mí me gusta Viva en general, y comprado el 6 de septiembre para viajar el 11 no estaba excesivamente caro. Ahora, tampoco podría decir que estaba muy barato y menos tomando en cuenta que el IVA para los tiquetes está rebajado por estos días al 5%.

Viva ofrece tres opciones, la más pelada sin nada, la que le sigue (la llaman Combo+) que incluye una maleta en bodega y selección de asiento, y una tercera con más opciones aún.

VivaOriginieles
Vuelo Medellín - Cartagena con Viva Air.

Ramírez.

Yo llevaba una maleta que necesitaba ir en bodega de cualquier manera, entonces elegí la segunda opción.

Para el regreso Viva Air también tenía vuelo sin escalas de Cartagena a Medellín, pero saliendo como a las 11 de la noche y no me servía.

LATAM de nuevo solo por Bogotá, pero para el 25 de septiembre Avianca ya tenía vuelo sin escalas entre Cartagena y Medellín, en teoría. Entonces compré el regreso en Avianca.

Avianca desde el año pasado cambió su estructura tarifaria, y ahora venden tiquetes pelados y sin equipaje chequeado (lo llaman XS). Eso me pareció muy mal hecho de parte de ellos (igual que cuando lo hizo LATAM), pero ni modo.

El tiquete estaba más caro que el de Viva (en las mismas condiciones con las opciones de equipaje y todo eso), aunque no excesivamente más caro.

AvOriginieles
Vuelo original sin escalas entre Cartagena y Medellín con Avianca.

Ramírez.

Yo ya no tengo mucho aliciente en particular para volar en Avianca más que el oportunismo de un Avión distinto, conexión rara o en las raras ocasiones que son la opción con mejor costo-beneficio.

Hace tiempo si les hallaba buen costo-beneficio y muchas veces preferí viajar con ellos aunque fuera un poquito más costoso. Pero ya no, como venía diciendo.

LifeMiles me parecía interesante, pero me gasté todas las millas, y ya no estoy muy  interesado en acumular. Las opciones que ofrecen valor para redimir las han ido cambiando para desventaja del usuario, y con los programas bancarios pasa lo mismo.

Cuando haga alguna transacción o vuelo que acumule, seguiré dando mi número. Pero si la transacción lleva a eso, no si las millas llevan a la transacción.

En mi banco, por ejemplo, cuando inicié me permitían pasar 15000 puntos por 15000 millas, y con esas 15000 millas podía hacer cositas interesantes.

Ahora sólo permiten 15000 puntos por 7500 millas, y los puntos se acumulan con base en gastos en dólares (1 punto por 1 dólar).

Lo último que hice con los puntos del banco fue sacar un descuento en el SOAT del carro, para viajar valen tres pelos ya, sinceramente les digo.

El peso colombiano no vale nada tampoco, así que cualquier cosa basada en dólares pero pagada en pesos de arranque es un tumbis ya.

Ahora me puedo comprar toda Bocagrande con mi tarjeta de crédito en pesos (bueno, no, no puedo de hecho, es un ejemplo amiguis) y acumularía como 4 puntos convirtiendo eso a dólares, y esos 4 puntos solo me darían 2 millas cuando pudiera convertirlos, y con esas 2 millas ya no se hace un caldo.

Entonces para mis vainas, en realidad Avianca ya no tiene nada que justifique pagar más en la práctica.

Sin embargo, no tengo ninguna animadversión particular tampoco, y si me ofrecen algo que me sirva en una circunstancia dada vuelo con ellos feliz y relajado. Sólo que me acuerdo que hace no mucho tiempo la cosa era distinta, por lo menos en mi contexto.

Y lo mismo con el banco, antes pagaba pendejadas con la tarjeta de crédito que no tendría por qué sólo para acumular puntos, ahora valen tres pelos.

Llegó el día de viajar, y me dirigí al Aeropuerto de Medellín-Rionegro.

Ha habido algunos cambios en el proceso derivados de toda esta situación. Algunos de los más notorios son:

-Hay que tener tapabocas puesto todo el tiempo.

-Sólo se permite llegar máximo con 2 horas de anticipación.

-Sólo ingresa quién va a viajar, y para poder ingresar al Aeropuerto tiene que mostrar el pase de abordar, la cédula y el formulario llenado en CoronApp.

Eso me recuerda lejanamente cuando los carteles de la droga eran más públicos por allá en los años 90 e iban poniendo bombas por ahí, que para entrar al Aeropuerto a uno le revisaban el morral o la cartera o lo que fuera con una máquina de rayos X en la plena entrada del Aeropuerto, aunque sólo fuera a comerse un helado.

En el Aeropuerto de Manila, Filipinas, creo que joden igual para entrar a la terminal (en tiempos de no pandemia).

-Este proceso de revisar el pase de abordar y demás documentación en la entrada lo estaban haciendo dos vigilantes, uno a cada lado de la entrada.

Vi que la mayoría de la gente no había llenado las cosas en CoronApp, entonces el diálogo era:

-Vigilante: “¿Ya llenó el formulario?”

-Pasajero: “No, ¿cuál?”

Y entonces había un montón de pasajeros al lado llenando el formulario, o incluso apenas bajando la aplicación.

Si a eso sumamos que hay una sola puerta habilitada para ingresar (fuera de las que destruyó Airplan hace tiempo), se forman unas filas del diablo para poder entrar, y como sólo se puede llegar 2 horas antes, pues peor.

A mí me parece algo curioso que CoronApp solo sea “recomendado” usarla, y esté con ese lenguaje incluso en los mismos afiches en la puerta del Aeropuerto, pero en la práctica el vigilante no deje pasar si uno no ha llenado esa vaina.

¿Al final qué dice en la reglamentación? ¿Es una recomendación o una obligación? ¿Entonces si alguien no tiene smartphone o no tiene datos o simplemente preferiría no llenar eso se jode y no viaja? Hablen claro carajo.

O será sólo pendejada mía en vista de que todo lo que venga de cualquier estamento del gobierno de Colombia me da más desconfianza que darle un beso con lengua a una mamba negra.

-Superados los vigilantes, una vez adentro de la terminal, hay que pararse en un lugar determinado en el piso al frente de una vaina de cartón con una cámara operada por una persona, que supongo revisa la temperatura corporal.

Cuando la revisa, la persona dice “listo” y uno continúa.

-Ahí dos personas con uniformes médicos proveen gel para desinfectar las manos y preguntan en qué aerolínea viaja uno, e indican dónde está el mostrador para chequear equipaje si toca. Si no, directo a la sala de espera.

Yo tenía que chequear maleta, entonces fui al mostrador de Viva Air. En mi momento no había una fila tan larga y había distanciamiento y señalización en el piso respecto de dónde pararse, y las personas que estaban entregando maleta para bodega estaban respetando esa distancia generalmente.

IMG_20200911_091018883_HDR
Advertencia sobre un kiosko de auto check-in.

Ramírez.

Cuando uno llega al counter hay que mostrar el pase de abordar y la cédula, suspendiéndolos en el aire detrás de una pantalla de plexiglás que separa a la agente de quien está entregando el equipaje, en teoría sin tocar esa pantalla, pero en la práctica todo el mundo la toca porque no leen.

El proceso del chequeo de seguridad fue el de toda la vida, y de ahí a la sala de espera.

En el Aeropuerto antes del filtro de seguridad casi todo estaba cerrado, solo estaba abierto Dunkin’ Donuts y dos o tres tiendas adicionales, de resto está muerto el lugar.

IMG_20200911_085800000_HDR.jpg

Una vez superado el filtro de seguridad el panorama no era mucho mejor, incluso Burger King estaba cerrado.

Ahí la cosa fue simplemente sentarse a esperar como ha sido siempre, pero con casi nada abierto y con el tapabocas puesto todo el rato.

El nuestro era el único vuelo saliendo, el siguiente salía como una hora y media después. Era un vuelo de Easyfly a Cali.

DSC_0440.jpg

Caminando por ahí no se veía mucho, uno que otro Avión en tierra con sus respectivos forros y medidas para almacenamiento de largo plazo y un montón de letreros con el usual lenguaje maternal (“lávate las manitos pao pao” “junticos toditos” “eres lo único que nos importa en la vida” blablabla).

Avión en almacenamiento de larzo plazo
Avión en almacenamiento de largo plazo.

Ramírez.

Advertencias
Letreritos.

Ramírez.

Ruta: Medellín (MDE) – Cartagena (CTG)
Avión: Airbus A320
Aerolínea: Viva Air

Esperando pues, llegó el momento del abordaje.

El abordaje también cambió de modalidad por las circunstancias. Esta vez lo hicieron desde atrás hacia adelante, en intervalos de dos filas.

Vuelo
Próximos a abordar.

Ramírez.

Digamos, abordaban los de la fila 25 a la 23. Luego de la 22 a la 20, y así sucesivamente hasta que todo el mundo abordara.

No me pareció que fuera particularmente más lento o inconveniente comparado con como se hacía antes.

Por supuesto, ayudaría que la gente pusiera atención y cuando llamaran de la fila 25 a la 23 no se pararan todos desde la fila 1 a la 28 al tiempo.

El Airbus A320 elegido para ese día era el HK-5276.

HK-5276
HK-5276 a Cartagena.

Ramírez.

Bacano porque igual iba a volar, pero era repetido para mi. Al lado estaba el HK-5273, el rosado del cáncer de seno.

El rosado estaba asignado a la filial de Perú y solo se asomaba por Colombia haciendo vuelos desde y hacia Lima, pero al parecer lo trajeron de vuelta a las operaciones normales de la filial colombiana.

Me habría gustado más en ese, pero bueno.

Jetway
Abordando.

Ramírez.

Salimos a tiempo y rodamos rápido al punto de espera de la pista 01. Me sentí algo raro en el remolque atrás, como experimentado algo que pensé que nunca más iba a volver a experimentar y que extrañaba mucho.

Wing
Todo listo.

Ramírez.

Pushback
Remolque atrás.

Ramírez.

Allí mantuvimos al lado de una Cessna 208 Caravan de la Fuerza Aérea mientras aterrizaba otro Avión. El vuelo iba repleto.

Holding short
Manteniendo al lado de la Cessna 208 Caravan de la Fuerza Aérea.

Ramírez.

Holding short
Ingresando a la pista activa.

Ramírez.

Mientras rodábamos los cuatro auxiliares de vuelo hombres dieron las instrucciones usuales de seguridad, en adición a unas nuevas por el COVID19. Las nuevas instrucciones básicamente eran:

-No te puedes quitar el tapabocas.
-Si ves que alguien se lo quita sapéalo por favor a la tripulación.
-Nunca te abandonaremos.

El despegue totalmente normal y el ascenso directo al norte, pasando inicialmente por Guarne, luego por el norte del Valle de Aburrá, Hidroituango, paralelo a Montería, Coveñas, Tolú, Sincelejo y de ahí a Cartagena.

Desde el aire se veía mejor la cantidad de Aviones almacenados y parados que había en Rionegro.

El día estaba bonito y no hubo mucha nubosidad ni turbulencia.

DSC_0484
Norte del Valle de Aburrá.

Ramírez.

Hidroituango
Hidroituango.

Ramírez.

Coveñas y Tolú
Coveñas y Tolú.

Ramírez.

Aproximamos a la pista 19 (o sea, volando más al norte y regresando a la ciudad sobre el mar paralelo a La Boquilla), lo cual me dio una vista bacana de la ciudad, como se puede ver en la siguiente foto.

DSC_0497.jpg

Yo había aterrizado en la pista 19 de Cartagena una sola vez llegando desde Atlanta en un Boeing 737-800 de Delta, pero estaba del lado que no era esa vez y sólo vi el mar.

Esta vez si pude ver la playa y el paisaje, iniciando desde el tramo básico izquierdo hasta el aterrizaje, como pueden observar en la siguiente galería.

Una vez en nuestra posición de parqueo comenzó el desembarque al revés de como había sido el embarque, o sea, de adelante hacia atrás.

No habían comenzado a anunciar quiénes debían desembarcar primero cuando ya medio Avión se había parado. El auxiliar dijo algo como:

-“Siéntense hasta que llamen su fila o nos quitan la ruta de nuevo”.

Solo se escuchaban risitas medio pendejas así todas tipo jijiji jujuju soy un pelotudo.

En fin, eventualmente nos bajamos todos.

DSC_0540
Desembarcando.

Ramírez.

DSC_0542
Llegamos a Cartagening.

Ramírez.

Noté que finalmente parece que están terminando una obra en el camino hacia el reclamo de equipaje en el Aeropuerto de Cartagena que llevan haciendo lo que pareciera ser como 9000 años.

DSC_0545
Aeropuerto cambiado.

Ramírez.

DSC_0546
Letreritos antes del reclamo de equipaje.

Ramírez.

Antes de entrar al reclamo de equipaje me tomaron la temperatura de nuevo con un termómetro de esos portátiles. Recogí la maleta y salí del Aeropuerto.

Llegó el momento de regresar.

¿Recuerdan que había comprado el tiquete en Avianca porque era el único vuelo sin escalas que me servía?

Pues Avianca lo canceló, y me pusieron en una conexión por Bogotá de ¡SEIS horas! Para rematar, Viva que tenía el vuelo a las 11 de la noche que no me servía lo movió como para las 2 de la tarde ese día, ahí si me hubiera servido…

AvCancelatie1
Vaya vaya vaya...

Ramírez.

AvCancelatie
Oh woa seis horas oh woa.

Ramírez.

Pero ni modo, ya estaba.

El proceso en el Aeropuerto de Cartagena fue similar al de Medellín-Rionegro en el primer trayecto, la diferencia es que no parecía haber tanta gente perdida respecto de la “recomendación” de usar CoronApp, y que la toma de temperatura fue con un termómetro portátil y no con la cámara.

El único ingreso estaba siendo por una puerta en el extremo norte, lo que sería la entrada internacional “normal”.

También se notaba el potencial para formarse terribles filas, pero cuando llegué estaba manejable y moviéndose a más o menos buen paso.

Ruta: Cartagena (CTG) – Bogotá (BOG)
Avión: Airbus A320
Aerolínea: Avianca

El abordaje de nuevo fue modificado en la misma onda de Viva, de atrás hacia adelante y por filas.

En Avianca también estaban haciendo abordar primero los puestos de ventana, una pequeña variación.

En la sala de espera tampoco había mucha actividad, de hecho, había un local totalmente vacío (el de la repostería Rosita de Benedetti) y variado letrero de lavarse las manos y usar tapaboca.

DSC_0565
Abordando.

Ramírez.

En el vuelo de Viva por poco me perdí volar en el Avión rosado, pero esta vez sí me tocó en el Airbus A320 retro de Avianca, el N284AV.

DSC_0566
Retroooo.

Ramírez.

Mi avgeek interior se puso feliz, a pesar de que era vuelo cambiado y conexión de 6 horas en Bogotá.

DSC_0568
¡Ahooooy!

Ramírez.

Justo antes de abordar, en el túnel ese, había un funcionario solicitando los pases de abordar y viendo qué sillas se iban ocupando, eso no me había tocado así allá. Este vuelo tendría una ocupación de un 80% quizás.

DSC_0569
¡Ahooooy!

Ramírez.

De nuevo éramos el único vuelo operando en ese momento, y salimos a tiempo. En el rodaje de nuevo hubo instrucciones adicionales a las usuales, en Avianca no dijeron que nunca nos iban a abandonar como en Viva Air.

Pero si fueron detallistas y dijeron algo así:

-“Debes tener el tapabocas puesto siempre, pero si por algún motivo hay una descompresión y caen las máscaras de oxígeno por favor no te olvides de quitarte el tapabocas para usarlas y poder respirar. Xoxoxo”.

DSC_0571-2.jpg
DSC_0572
Todo listo.

Ramírez.

Para mi sorpresa de nuevo salimos por la pista 19 (yo esperaba la 01).

DSC_0573
Remolque atrás.

Ramírez.

DSC_0581
Alinéandonos con la pista 19.

Ramírez.

Ascendimos sobre la ciudad con vista a La Popa, isla Manzanillo, partes de Manga y por allá al fondo Bocagrande, El Laguito, Castillogrande y todo ese sector.

Al sur de la ciudad y en ascenso estuvimos por encima de las nubes y no se vio nada más como hasta después de Montería.

Volamos sobre Antioquia con vista al Aeropuerto de Medellín-Rionegro (mi destino final) y pueblos del oriente de Antioquia como Rionegro, El Carmen y Guatapé.

DSC_0620
Aeropuerto José María Córdova desde el retro de Avianca volando entre Cartagena y Bogotá.

Ramírez.

DSC_0616
Guatapé, Antioquia.

Ramírez.

Entrando a la sabana de Bogotá desde Mariquita se vieron los nevados un poco, y finalmente aproximamos y aterrizamos por la pista 13L, como se puede ver en la siguiente galería.

La pista 13L da a las puertas internacionales, y estaban totalmente vacías como se ve en la siguiente foto.

IMG_20200925_095118602.jpg

En las puertas nacionales había un puñado de Airbus A320 de LATAM y Viva, y no mucho más. De resto puro Avión almacenado. También había un Boeing 787-8 de Avianca que no estoy seguro si estaba almacenado o qué.

DSC_0683
Llegando.

Ramírez.

DSC_0689
En el gate. Salía para Santa Marta un par de horas después.

Ramírez.

DSC_0702
Lo que estaba operando en el muelle nacional en ese momento.

Ramírez.

DSC_0676
Este Lockheed C-130 Hercules si no me equivoco fue recientemente donado por Estados Unidos a la Fuerza Aérea Colombiana y está en preparación para entrar en operación.

Ramírez.

DSC_0705
Boeing 787-8 de Avianca.

Ramírez.

Tenía una conexión de 6 horas gracias a Avianca, y no me iba a quedar ahí sentado. El Aeropuerto estaba muerto y las operaciones muy pocas para animarme a quedarme tomando fotos.

DSC_0701
El A320 retro de Avianca en que había llegado de Cartagena y la torre de control de Eldorado.

Ramírez.

Así que me dirigí a la salida. En la escalera para bajar al reclamo de equipaje y posteriormente a la salida estaba la cámara para tomar la temperatura.

El proceso fue similar al que experimenté entrando a Medellín-Rionegro, cuestión de situarse en una posición determinada y esperar a que la operaria concluyera la revisión.

En las escaleras eléctricas hay pintadas unas X rojas para distanciamiento social.

DSC_0695
Señalización para distanciamiento social.

Ramírez.

Adicionalmente, hay unas compuertas de no retorno desde ese sector hacia el reclamo de equipaje que no estaban antes.

Me fui a comer por ahí cerca, y a dar vueltas y a meterme a tiendas de ropa a ponerme gafas de corazón porque qué aburrimiento no joda.

De regreso a Eldorado experimenté el mismo protocolo para entrar de Cartagena con termómetro portátil, mostrando cédula, pase de abordar y CoronApp.

La zona de check-in internacional estaba vacía, como era de esperarse según lo visto con las puertas.

IMG_20200925_152206355.jpg

Como novedades, antes del filtro de seguridad hay un lector de código QR en el que uno pone el pase de abordar y le da acceso al filtro de seguridad. Y en el filtro de seguridad hay unos dispositivos de luz UV en los que pasan las bandejas una vez han sido usadas.

De los tres Aeropuertos por los que pasé en este viaje sólo vi esas cosas en Bogotá. Por lo demás, el mismo filtro de seguridad de toda la vida.

Ruta: Bogotá (BOG) – Medellín (MDE)
Avión: Airbus A320
Aerolínea: Avianca

En la zona nacional de Eldorado había algo de movimiento, había un vuelo a Pereira recuerdo abordando al mismo tiempo, y había algo de gente. Pero estaba todo muy muerto igual en comparación con la última vez que pasé por allá.

Los otros Aviones que vi en movimiento todos eran cargueros. Por ejemplo, un Boeing 767-300F de ABX Air, un Boeing 737-400F de AerCaribe y un Boeing 727-200F de LASCargo.

Abordamos a tiempo, el vuelo estaba totalmente lleno. Quién sabe a cuánta gente más le habrán cancelado los vuelos sin escalas.

Nuestro Airbus A320 para ese vuelo era el N451AV, de nuevo uno que no era repetido gracias al dios avgeek.

DSC_0708
A bordo del N451AV.

Ramírez.

Despegamos de nuevo por la pista 13L, algo muy poco común cuando se sale hacia Medellín.

DSC_0723
Ingresando a la pista 13L.

Ramírez.

Supongo que la otra pista estará cerrada por NOTAM o algo, la verdad es que hace mucho tiempo no me entero de esas cosas.

Posterior al despegue viramos a la derecha a Soacha como es usual y volamos sobre la ciudad.

En el Aeropuerto, entre otros, se veía el Airbus A320 retro de Avianca en una puerta, que para esas alturas ya había ido a Santa Marta y regresado, y un Airbus A300F de Transcarga, hmmm delicioso.

Hay muchos Aviones almacenados en el Puente Aéreo y en calles de rodaje.

DSC_0739.jpg

En una sola foto desde el aire conté 13.

DSC_0759.jpg

Era un día soleado y Bogotá desapareció a lo lejos.

DSC_0762
Bogotá desapareciendo a lo lejos.

Ramírez.

Volamos por la ruta usual y tuve a Mariquita a la vista.

DSC_0769
Mariquita, Tolima.

Ramírez.

En poco tiempo comenzamos a descender entre montañas para aproximar a la pista 01 del Aeropuerto José María Córdova.

A la vista estuvieron municipios del oriente de Antioquia como La Unión, El Carmen, La Ceja y finalmente Rionegro llegando por Llanogrande, y por supuesto, también el cerro El Capiro.

En carga había tres Airbus A320 de Viva Air que parecían estar almacenados, y tres Airbus A330-200 de Avianca todos con colores de Star Alliance, no sé si almacenados o en mantenimiento programado.

DSC_0816
Airbus A320 de Viva Air en la plataforma de carga del José María Córdova.

Ramírez.

DSC_0815
Airbus A330-200 de Avianca en la plataforma de carga y hangar de Tampa Cargo en el José María Córdova.

Ramírez.

En la posición de parqueo listos para desembarcar de nuevo la gente comenzó a pararse cuando no le tocaba según el nuevo orden, y las auxiliares de Avianca los sentaron a todos bien estrictas así todas bravasss. Joder, es que no entienden una instrucción básica…

En el camino al reclamo de equipaje hay unos termómetros como empotrados en la pared, uno se acerca lo más que puede sin tocarlos, y sigue el camino cuando la lectura se hace. Hay dos o tres personas dando instrucciones y monitoreando.

Iba como con afán y no se me ocurrió tomarle foto a eso…

Después de eso recogí mi maleta y salí del lugar como toda la vida.

Me alegró mucho poder volver a volar, la vaina sigue medio muerta pero espero que se vaya recuperando de a poco.

También me alegró bastante ver que la ocupación es alta, o por lo menos más alta de lo que yo esperaba.

Ahora, la experiencia es mucho más molesta que antes, que no es que fuera muy divertida en cuanto a los chequeos y trámites. Adicionalmente, estar con tapabocas puesto tanto tiempo es espantoso. Odio el tapabocas.

También hay que tener en cuenta que las aerolíneas en este periodo de inicio están mucho más despelotadas de lo usual y cambiando y cancelando vuelos (que son poquitos de arranque) de lo lindo.

Técnicamente cuando hacen eso uno tendría derecho a que le devolvieran el dinero y punto, pero aquí les están permitiendo simplemente emitir un voucher que puede que a uno le sirva o puede que no. Lo que sea con los derechos de los consumidores no va con el gobierno de Colombia.

Por otro lado, tenía entendido que los compartimientos de equipaje superiores no se podían usar en absoluto.

Según mi experiencia en los tres vuelos descritos aquí sí se pueden usar, sólo que no puede uno pararse a abrirlos y cerrarlos en el vuelo. Básicamente guarda la maleta cuando entra y no la vuelve a tocar hasta salir del Avión, pero sí se pueden usar.

No sé si comunicaron mal el concepto o yo soy un pelotudo (o las dos).

Los baños también están restringidos, pero se pueden usar, lo cual me parece natural y adecuado. En Viva por ejemplo solo estaban disponibles los de la parte de atrás del Avión. En Avianca no me di cuenta qué tipo de restricción había, pero también había.

Igual, me parece que varias de las medidas que hay en pie son como lo que se puede razonablemente hacer en vista del virus y el estado actual del desarrollo de tratamientos o vacunas, y no están mal.

Sin embargo, me pregunto si es justificable que se hayan tomado seis meses para salir con lo que salieron en cuanto a los protocolos y las medidas.

Esos protocolos no son física nuclear, y unas autoridades con mayor competencia, voluntad e idoneidad podrían haberlos puesto en marcha mucho antes sin dañar catastróficamente el sector como lo hicieron.

En seis meses pusieron a todo el sector a parir, y aunque ya hay cierta operación, las consecuencias todavía no se han visto en su totalidad. A lo mejor empeora aún más antes de mostrar alguna mejoría tangible.

Espero que la “autoridá” aprenda lecciones. No se puede ir bloqueando ciudades y sectores cuando tienen medidas paliativas a la mano que podrían ser mucho más expeditas.

Pero bueno, el daño está hecho, ahora a recuperarse con lo que hay.


leer más:
Suscribirse
Notificar
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios