Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Korea du North primera parte

Este artículo también está disponible en: | This article is also available in: enEnglish

Buenas buenas, unas notas antes de iniciar:

1. Esto está escrito con base en mis experiencias, mis gustos, mi visión de un momento dado, y mi limitado conocimiento sobre una cosa u otra.  Lo tuve por mucho tiempo en borrador pero apenas lo publiqué como cinco años después del viaje, así que hay cosas que seguro han cambiado y yo no me he enterado, y otras de las que quizá no me acuerdo muy bien (aunque suelo tener excelente memoria).

No me creo la autoridad de nada de lo que hablo aquí, y usted puede estar en desacuerdo con cualquier cosa que lea.  Las opiniones de cosas son subjetivas y a mi no me interesa convencer a nadie de nada.

Por otro lado, los hechos tienen una naturaleza muy distinta a la de las opiniones, así que si se da cuenta que he escrito algo técnica o históricamente incorrecto, por favor, notifíqueme.

2. Comparto esto con todo el gusto del mundo, pero eso no le da derecho a usar el material sin mi consentimiento, ni editarlo, ni nada.  Si tiene algún interés en usar algo para lo que sea, por favor escríbame antes.  Yo no vivo de esto, y si el uso es en algo que no sea con ánimo de lucro estoy muy presto a colaborar, en términos generales, aunque me reservo el derecho a rechazar cualquier propuesta por la razón que yo considere, o por ninguna razón.

Si es con ánimo de lucro también estoy presto a colaborar, pero entenderá que no esté yo de acuerdo con que alguien se lucre de mi trabajo (o hobby) sin que yo reciba nada, entonces contácteme y vemos a que arreglo llegamos.

He tenido inconvenientes con medios de comunicación antes que han abusado de esa forma, y en un par de ocasiones hasta lo legal se ha ido con abogados y toda esa wea, y he ganado.  No es algo que disfrute pero estoy dispuesto a hacerlo de nuevo, así que por favor, sea respetuoso de los derechos de autor.  Nada de “foto cortesía” (hasta que de hecho yo mismo tenga la cortesía, y en ese caso iría el crédito correspondiente), ni “modalidades” similares.

Todo el material que hay en este artículo ha sido escrito por mí, excepto cuando se especifique lo contrario, del mismo modo, casi todas las fotos han sido tomadas por mí, y cuando no es el caso, han sido tomadas de fuentes que no impiden su uso de la manera en que yo lo he hecho aquí.  Los videos que no me pertenecen, alojados en Youtube o Vimeo, no tienen ninguna advertencia o bloqueo en contra usarlos de la manera en que lo hago en este artículo, hasta el momento de la última actualización.

Dicho eso, si encuentra en este artículo algún material que le pertenezca y crea que ha sido usado indebidamente por favor notífiqueme prontamente para solucionarlo.

3. Este artículo se puede ver en dispositivos móviles, pero está diseñado para ser visto en un computador portátil o de escritorio, y se ve mucho mejor así.  Recomiendo leerlo en un computador.

4. Este artículo es algo largo y pesado, así que ha sido dividido en siete partes.  Usted está a punto de comenzar a leer la parte número 1.  Puede acceder haciendo click a la parte 2, parte 3parte 4parte 5, parte 6, o parte 7.

Ahora sí, a lo que vinimos…


A mí siempre me ha producido curiosidad el mundo entero, incluyendo los lugares y las cosas que no son “correctas”, “buenas” o “deseables” en la cultura y lugar donde vivo.  Aquí por ejemplo la gente vive pegada de Miami y Airbus, lo cual está muy bien (tu dios sabe cuánto me gustan ambas cosas en ciertos contextos), pero a poca gente se le ocurre mirar a lugares como Korea del Norte, el Medio Oriente, Irán, o los países de la ex-cortina de hierro (sobre todo los de Asia Central), y cosas que tengan que ver.  Muchos ni siquiera saben que existen.

Supongo que en parte por influencia política (no es secreto lo pegado que Colombia siempre ha estado de Estados Unidos política y culturalmente), en parte por los medios de comunicación, que lo poco que hablan de los otros lugares siempre es malo, más o menos igual a lo que hacen los medios de otros lugares con Colombia.  Entonces ahí entenderán mis colombianitos lo errado que es eso aunque no mientan en lo poco que transmiten.

En Colombia pasa toda la mierda del mundo, sí, pero no es lo único.  Igual pasa con el resto de países.  En parte eso sucede también, supongo yo, por la poca curiosidad de muchas personas por ver cosas más allá de lo que les dicen o lo que tienen en sus narices.

A mi esa situación (la de cercanía cultural de Colombia con Estados Unidos) no me parece mala del todo, yo no tengo mucho en contra de Estados Unidos ni de occidente en general.  Pero si me ha producido curiosidad el resto del mundo, conocerlo, ver de primera mano qué es la guachafita y formarme mis propias opiniones de las cosas dentro de lo practicable en mi propia ignorancia y recursos.

Así las cosas, algo que siempre había querido hacer era ir a Korea del Norte antes de que hubiera una guerra nuclear y dejara de existir el país (y todos nosotros por ahí derecho), y ver uno de los pocos países que quedan de un mundo pasado, que para mí ni siquiera existió porque cuando se acabó el comunismo en general yo era un niño muy pequeño, sin mayor conciencia de esas cosas.  Lo único que tengo de ese mundo que tanta curiosidad me produce (no tanto afinidad) es lo que pueda obtener en videos y libros.  Y claro, los pocos territorios que quedan con algún tipo de ideología o sistema de vida de ese tipo.

DSC_0440.jpg

En adición a eso, siempre he admirado la Aviación soviética/rusa/ukraniana.  De momento también son en su mayoría Aviones de un mundo pasado, ya que al desaparecer la Unión Soviética todo el desarrollo se estancó y los Aviones occidentales (de Estados Unidos, Canadá, Europa, entre otros) actualmente llevan ventaja en el desarrollo de sus tecnologías, en su economía de operación y en su confiabilidad operativa, aunque no necesariamente en la seguridad si el mantenimiento ha sido llevado a cabo correctamente.

DSC_1438.jpg

Este tipo de Aviones no son muy queridos por la fanaticada de Aviación local de donde me mantengo, en parte por lo que hablaba de que todo lo que venga de “por allá” es malo, sin ninguna clase de argumento técnico.  Evidentemente a estas alturas no le voy a alegar a nadie que comercialmente es mucho más viable, económico y confiable un Airbus A350-900 que un Ilyushin Il-86, pero aquí hablamos de gusto y admiración por cosas en su más puro núcleo de Aviación y poniéndolos en su época y lo que representaron, y no desde la perspectiva de un contador de una aerolínea actual.

También están quienes creen que son Aviones feos, pero eso es tan subjetivo que ahí ni me meto, en parte por el detallito de que a mi TODOS los Aviones me parecen bonitos (unos más que otros, sí).  Hay gente que vive en una guerra fría todavía, a pesar de todos estos años, pero yo ahí me declaro Suecia.

DSC_1567.jpg

Korea del Norte es uno de los países más aislados en el mundo en la actualidad, y como consecuencia de esto existen en el país condiciones muy particulares en casi todos los campos de la vida cotidiana.  La Aviación por supuesto no es un campo ajeno a este fenómeno, y debido a esto el país presenta oportunidades para la persona interesada en la Aviación que casi ningún otro lugar del mundo presenta en cuanto a los tipos de Avión en que se puede volar allí, y la forma en que se lleva a cabo la operación.

Sí bien la Aviación civil se ha ido modernizando poco a poco con la adquisición de Aviones como el Antonov An-148 y el Tupolev Tu-204, todavía es posible volar allí en Aviones con bastantes años encima, que incluso en Rusia y Ukrania (sus lugares de construcción cuando formaban parte de la Unión Soviética) se han ido sacando de circulación paulatinamente en los servicios comerciales.  Esos Aviones viejos y abandonados en gran parte del mundo, precisamente, son objeto de mis amores.

Primero un pequeño contexto del país por si usted no hace sino ver Jersey Shore y no tiene ni idea (eso no es pecado, relax).

Veamos, al principio todo era caos… mentira, hasta allá no.  Korea fue un reino más o menos homogéneo hasta 1910 cuando Japón los anexó en el contexto imperialista que tenían en ese entonces, ya había habido unos tratados en 1905 y 1907 que le quitaban soberanía y manejo de los asuntos internos, pero la anexión llegó en 1910.

Bueno, en realidad no es tan sencillo, la Korea que existía en 1910 era fruto de otras tantas guerras y de otros tantos reinos (Silla, Goryeo, Baekje…) que existieron desde que se empezó a escribir la historia hasta ese momento.  Pero para ese año eran un territorio más o menos homogéneo, con costumbres y lenguaje establecidos, y demás detalles de ese tipo.  En 1910 Japón en su afán expansionista del momento anexó a Korea a su imperio (y cómo no, si estaban ahí pegados y estaba lleno de riquezas Korea, en recursos y en gente).  Así que Korea existió anexo al imperio de Japón hasta el momento en que Japón fue derrotado en la segunda guerra mundial, en 1945.

En todos los acuerdos que se estaban manejando posterior al conflicto se contemplaba el retorno de la soberanía a Korea, que había podido mantener su cultura y su idioma muy a pesar de los esfuerzos de Japón por destruir todo eso.  Eso se había acordado en 1943 en la declaración de El Cairo, o sea, iban a ser un país entero independiente y se iban a mandar solitos.

Pero en los años inmediatamente posteriores al fin de la guerra el parche entre Estados Unidos y la Unión Soviética se empezó a calentar feo marikis, comenzó la desconfianza a flor de piel, y se evidenció que la camaradería vivida por las circunstancias de la guerra no iba a ser más.  Eran ideologías MUY distintas, dos países potencia que habían salido victoriosos, y el choque de trenes no demoró (y ahí se quedó hasta 1991 -¿o hasta nuestros días?-).

El plan inicial era, de nuevo, una sola Korea soberana.  Pero como las potencias victoriosas encargadas de organizar la vaina después de la guerra andaban en severa guachafita pues la cosa no pudo ser.  La historia de cómo sucedieron las cosas es muy interesante y muy extensa, y sí bien no digo que me la sepa toda (ya quisiera yo ome), la cosa fue más o menos así:

Una facción de koreanos que había tenido alguna lucha antijaponesa, y que era afín a la Unión Soviética y su ideología, se pellizcó y dijo:  “Marikis, esta mierda está muy despelotada y muy incierta, tomemos toda la península pero ya mismo güevon y que sea toda una Korea soberana, unida y muy muuuy rojita, ¡y que viva Lenin!”.  Eso fue en 1950.

Después de mucho discutir y toda la vaina, la invasión comenzó y al principio les estaba yendo suuuuper bien, tanto así que conquistaron casi todo el territorio y solo les quedó faltando Busan muy al sur, que a nuestros días es la segunda ciudad en importancia de Korea del Sur, y la isla Jeju.  Esa facción estaba comandada por un man que se llamaba Kim Il-Sung, que a la postre sería el primer líder de Korea del Norte, el primer líder de Korea del Sur se llamaba Syngman Rhee.

Occidente vio todo esto con mucha preocupación y al ver que estaban cascando a los del sur de esa forma, y que eso iba a significar una península de Korea enteramente comunista, pues decidieron meterse al bonche bajo la batuta de las Naciones Unidas (obvio).  Así que armaron un contingente liderado por Estados Unidos y compuesto por otros países incluyendo a Colombia y a Reino Unido (entre otros), y se fueron a dar chumbimba por allá.  Sí, como lo lee, soldaditos colombianos de la época terminaron por allá en Korea dando bala por esa causa, que estaba bien lejos de defender a Titiribí de la invasión boliviana.

Llegaron a dar chumbimba pues así todo G.I Joe y lograron que los del norte se tuvieran que replegar bastante, la cosa en un punto se veía bastante positiva para los del sur.  Había sueños de una península de Korea unificada, pero ahora azulita azulita, cero comunismo.

Entonces ahí China, que era comunista desde hacía MUY poquito tiempo (la República Popular China fue fundada en 1949 cuando Mao Zedong y sus fuerzas cascaron a Chiang Kai Shek y al Kuomintang y este último se largó a Taiwán creando otro mierdero geopolítico que continúa en nuestros días) vio esos sucesos con la misma preocupación con que occidente había visto los anteriores, y dijo: “¡Las güevas!  Nosotros comunistas hace tan poquito, después de ganar esta guerra tan jodida que acabamos de tener y se nos van a meter estos oligarcas pitiyankees a joder la vida, ¡van a ser nuestros vecinos si dejamos que esto pase!  ¡Exprópiese ese avance de las fuerzas de la ONU!”

Y entonces los chinos se metieron a dar chumbimba del lado de los del norte, y luego la Unión Soviética aunque de manera muy leve y más por ideología que otra cosa (en ese entonces no había sucedido el rompimiento chino-soviético.  -Sí, tiempo después China y la Unión Soviética pelearon como noviecitos comunistas-).

Hicieron que los del sur se replegaran, pero no lograron ganar porque estaban ahí los de la ONU, y los del sur no eran vencidos pero tampoco vencían porque ahí estaban los chinos y eran fuerzas más o menos uniformes.

street.jpg

Entonces la cosa no avanzaba ni pa un lado ni pal otro, y en 1953 firmaron un armisticio más o menos en el paralelo 38, que es la frontera actual.  Korea del Norte se quedó con Kaesong (que era una capital histórica imperial bajo el dominio del sur en ese momento), y luego se crearon ambos países, cada uno con su política e ideología.

Un armisticio no termina una guerra, es básicamente como cuando uno está jugando en el colegio y lo van a agarrar jugando chucha y uno dice “¡tapooooo!” y hay una pausa.  Bueno, un armisticio es el “¡tapoooo!” de una guerra, no el fin.  El fin oficial es cuando se firma un tratado de paz, y eso no ha pasado entre estos dos.

Así que teóricamente Korea del Sur y Korea del Norte están en guerra, y cada uno de los países quiere que toda la península se unifique bajo sus órdenes, cosa que el otro país ni por el putas va a aceptar.  Entonces son la misma gente, hablan el mismo idioma, pero están a miles de millones de leguas submarinas, y eso crea todos los rollos actuales con las pruebas de misiles que el norte hace cuando el sur hace ejercicios conjuntos con Estados Unidos.

Básicamente se están diciendo el uno al otro en vista de la situación de guerra que se mantiene: “¡Ve culicagao, no me torees que te pasa cacho!” -bien por la capacidad nuclear que dice tener el uno, o bien por ser amiguis de Estados Unidos y ser una potencia económica actual como el otro-.  Eso pasa cada año, y por esa razón la frontera es tan fortificada y no se puede pasar de un país a otro directamente.  ¡Están en guerra marikis!

Luego de ese armisticio Korea del Norte siguió un gobierno totalitario comunista de tinte stalinista, con culto a la personalidad de Kim Il-Sung (y posteriormente Kim Jong-Il y Kim Jong-Un) afín a la Unión Soviética.  Posteriormente siguiendo su propia ideología llamada “Juche” y volviéndose medio amiguis de China, pescando ahí en río revuelto con la pelea entre Stalin y Mao que mencioné antes.  El solo culto a la personalidad que se han formado es un libro entero, y algo MUY interesante desde lo académico (no algo que yo apoye personalmente).

Por su parte Korea del Sur siguió un gobierno de libre mercado afín a Estados Unidos, democrático después de muchos años, ya que al principio era un gobierno muy represivo, muy jodido, y en el que hubo dictaduras (pero no eran comunistas).

Korea del Norte metido de lleno en la cortina de hierro tuvo un crecimiento importante, y en algún momento era un país mucho más industrializado y con un producto interno bruto mayor al de Korea del Sur.  Pero Korea del Sur, inicialmente un país muy pobre y con pocos recursos fue creciendo poco a poco hasta convertirse en el país moderno e industrializado que es hoy en día, a este fenómeno le han llamado “el milagro del río Han”.

En un momento dado igualó el producto interno bruto del norte, y luego lo superó.  Aunque esto no era sino un asunto de orgullos, el mierdero real al norte se le formó cuando se acabó la Unión Soviética y por ende sus subsidios.  Esto se sumó al mal manejo económico y agrario, poco terreno apto para producción de alimento y unas inundaciones que hubo por ese entonces.  Con esto el país básicamente se desmoronó, hubo hambrunas, y mucha gente se murió.  Korea del Sur por su parte siguió (y sigue) creciendo.

Sin embargo, el país siguió existiendo y su gobierno cada vez más aislado y represivo, pero con un programa nuclear suficientemente avanzado para preocupar a occidente.  Ya socios de la cortina de hierro como Alemania Oriental y la Unión Soviética no existían, y otros como Polonia o Hungría se habían pasado de bando, y la nueva Rusia poco o nada quería tener que ver con ellos.

Solo China les siguió tendiendo una mano, aunque con su propio cambio de sistema lo han hecho más por evitar el colapso del régimen y que no haya un flujo masivo de refugiados a su país, y por seguir teniendo una “zona de seguridad” entre ellos y Korea del Sur, que sigue siendo aliado del adversario (actualmente por lo menos ideológico y económico) aunque no estén en guerra.  La diferencia económica entre ambos países hoy en día es gigante.

Así las cosas, siendo Korea del Norte uno de los últimos países comunistas totalitarios que quedan, y teniendo por cosa de su historia y sus circunstancias unas costumbres, una sociedad y una Aviación tan particular, pues yo me moría de ganas de ver con mis propios ojos lo que pudiera.  Y gracias al profe seguimos las instrucciones y seeee me dio antes de la guerra nuclear (aunque justico después de la muerte de Kim Jong-Il, honestamente pensé que se me iba a cagar el parche pero nah, no pasó).

Llegar a Korea del Norte por Avión cuando yo fui solo era posible llegando a Pyongyang, aunque existen otros Aeropuertos, o por lo menos pistas pavimentadas con casas.  Y el vuelo a Pyongyang solo era posible desde Shenyang y Beijing en China, y Vladivostok en Rusia.  También es posible llegar en tren, y es algo que quiero hacer en el futuro, aunque de eso no sé detalles todavía.

Por ese entonces había vuelos desde Kuala Lumpur, pero eran unos chárter todos locos.  Anteriormente se podía llegar también desde Bangkok y Moscú, pero esos vuelos no operaban ya (y hasta donde tengo entendido no han retornado).  Desde Vladivostok, Shenyang y Beijing se llegaba en Air Koryo.  Air China también volaba desde Beijing en Boeing 737, pero con lo sexy que es ese Avión no deja de ser lo que uno vuela en Medellín, y nanai, yo iba por mis Aviones viejos soviéticos y mis cosas “raras” que tanta curiosidad me producían.  Así que llegué a Pyongyang desde Beijing a bordo de un Ilyushin Il-62 de Air Koryo, y hasta este momento sigue siendo uno de los vuelos más memorables que he tenido.

Beijing era el punto de partida y desde donde todo se organizaba, y para llegar a Beijing yo tomé la ruta Medellín-Miami-Los Angeles-Tokyo-Nagoya-Osaka-Kyoto-Nagoya-Tokyo-Ibaraki-Shanghai-Beijing en variado Avión, Aerolínea, carro, bus, y hasta en Shinkansen, pero uno puede llegar a Beijing desde Medellín con solo una escala en menos de dos días si está de afán.  Ese fue otro paseíto que hice en camino a Korea del Norte, aunque eso es material de otros artículos, por ahora sigamos.

Para ir a Korea del Norte absolutamente todo el mundo necesita visa, si en el país de uno hay una embajada se puede tramitar allá, si no hay, toca comenzar a tramitarla y recogerla en Beijing (como me tocó a mí).  Uno no va llegando como “quiubo, quiero ir a pasear a Pyongyang”, sino que toca hacer el trámite a través de algún agente autorizado por el gobierno de allá, que son poquitos pero los hay.  Yo lo hice a través de un agente británico.

Obviamente hay excepciones para gente con pasaporte diplomático de ciertos países, y hasta la muerte de Kim Jong-Nam en Kuala Lumpur en febrero de 2017, entre Malasia y Korea del Norte había un acuerdo en el que los ciudadanos de ambos países podían ir sin visa al otro, pero todo eso se acabó en ese mierdero, y no sé desde cuando estaba vigente.  El caso es que generalmente gente con pasaporte ordinario para ir de turista necesita visa, sea de donde sea.

Fuera de eso, uno no puede ir solo, tiene que ir en un tour con un programa establecido y no se puede salir de lo que está pre-aprobado.  O sea, uno no llega al Aeropuerto de Pyongyang, se baja del Avión, hace inmigración y agarra el bus y a donde lo lleve, no señor.  Existe la posibilidad de pagar tours para una sola persona, con un programa pre-diseñado de acuerdo con lo que uno quiera ver, pero siempre va a tener que ir con guía del gobierno y solo va a poder ver lo que le permitan ver.

Yo me pegué a un tour que hacían por primera vez, un tour con énfasis en Aviación que estaba haciendo este agente británico que les digo.  Yo sé que en Medellín con estos gustos que me mando soy mero bicho raro, pero en el mundo hay otras personas como yo, y este agente se la pilló, organizó el tour, y fue todo un éxito.

Yo fui en el primero primerito que hicieron, esos tours los siguen haciendo pero ahora valen un huevo porque se volvieron populares.  Yo tuve suerte como si hubiera comprado sobre planos un apartamento, y se hubiera valorizado luego hasta el punto de ser imposible de comprar si hubiera decidido hacerlo después.

Así que hice todo el papeleo, el pago, y el proceso en general (piden varios papeles y la cosa es más o menos demorada mientras el gobierno de Korea del Norte decide si eres un indeseable), y luego de unas semanas me dijeron: “Todo listo papá, caiga a Beijing tal día.  A tal hora y en tal lugar lo espera tal persona que le va a dar el permiso de entrada”.  Eso se sentía súper James Bond, y pues nada, estaba listo el pollo mijamores.

DSC_0313.jpg

El vuelo en que inició toda esta aventura partió del Aeropuerto Internacional de Beijing (bueno, en realidad inició en el Aeropuerto de Rionegro, pero eso es cosa de otro artículo como les venía diciendo).  Yo tenía que ir a la terminal 2, la que fuera la terminal principal del aeropuerto antes de la construcción de la ultra moderna terminal 3 que tiene forma de dragón super kukis, antes de los juegos olímpicos de 2008.

Sin embargo, allí no encontré una tienda que vendiera pilas AA, entonces primero di una vuelta por la terminal 3, diseñada por el famoso arquitecto Norman Foster, y en esa si encontré pilas.  Compré muuuuuchas, para que me duraran varios días de uso intenso.

DSC_0314.jpg

Compradas las pilas, me fui a tomar algo a un Starbucks que había y luego salí a coger el bus para cambiar de terminal otra vez.  La terminal 2 continúa en uso y sirviendo a aerolíneas como KLM, Aeroflot, y Air Koryo.

El vuelo JS152 a Pyongyang estaba para salir por itinerario a las 1305 hora local.  Llegué al Aeropuerto con dos horas de anticipación e hice el check-in sin novedad.  En Beijing, Air China maneja los procesos de Air Koryo, y es algo curioso que en esa terminal para los vuelos internacionales primero había que pasar por un chequeo de aduanas antes de siquiera poder llegar al mostrador.  Primer y único lugar en que me ha tocado algo así hasta el momento, pero pues nada, se hace y listo, no hay ningún rollo.  Pasado ese trámite si llega uno al mostrador como lo haría normalmente y luego el control de pasaporte y la sala de espera, como es usual.

Al pasar el control de pasaporte comencé mi camino al gate 7, mientras veía un Boeing 747-400 de KLM listo a salir a Ámsterdam, un Airbus A330-300 de Aeroflot a Moscú (yo tomaría ese mismo vuelo un tiempo después), un Airbus A340-600 de Hainan a Toronto y por supuesto la joya: el Ilyushin Il-62 de Air Koryo en preparativos para salir a Pyongyang.  Cuando vi ese Avión ahí se me abrieron los ojitos como la primera vez que vi a Londres, Tokyo, o New York en persona.

DSC_0323.jpg

Nuestro ejemplar para este vuelo era el P-885, un Ilyushin Il-62M fabricado en 1979. La versión M fue la versión más popular del Avión y tiene mejoras sustanciales respecto de las versiones iniciales.

El Il-62 es un Avión diseñado en los 60 en la Unión Soviética, y fue la carta de este país en la carrera que se vivía en ese momento por los viajes de largo alcance en Aviones jet, siendo otros ejemplos notables de esta carrera el Boeing 707 y el Douglas DC-8 de Estados Unidos; y el Vickers VC-10 de Reino Unido.  Este último comparte la particular configuración de los 4 motores en el empenaje, y no fueron pocas las acusaciones de un país y otro sobre espionaje industrial.  Y es un Avión que me encanta, después de que se me abrieron los ojitos al verlo en el gate le grité “¡jueputa que rrrico!” y le tiré un brassiere como una grilla.

El otro Avión que comparte esta configuración es el Lockheed Jetstar, pero su tamaño y misión son totalmente distintos.

Como paréntesis, una historia:  el Il-62 fue protagonista de una aventurilla en Alemania.  Cuando Alemania era un país dividido, la Aerolínea principal de Alemania Occidental era la Lufthansa que conocemos hoy en día, y la de Alemania Oriental se llamaba Interflug.  Interflug tenía en su flota Aviones Il-62, y el 23 de octubre de 1989 el Il-62 con matrícula DDR-SEG aterrizó en un campo en Stölln, cerca del lugar en que tuvo su último vuelo el pionero alemán Otto Lilienthal.  Al Avión lo nombraron “Lady Agnes” en honor a su esposa.

El Avión estaba siendo donado a lo que hoy en día es un museo y memorial.  Un jet diseñado para operación en Aeropuertos preparados y pistas largas aterrizó en un potrero de 900 metros al mando de Hanz-Dieter Kallbach.  Eso fue todo un suceso, y aunque no se suponía que el Avión volviera a salir de ahí (y de hecho no ha sucedido), demostró de qué estaba hecho ese Avión.  Fuera del museo y memorial, he leído que el Avión sirve de oficina a un notario local o algo, y la gente va y se casa allá.  Ver el video para que observen todo el suceso, se ve a partir del minuto 2.  Antes de eso es una divertida entrevista en alemán que lastimosamente poco o nada entiendo.

Después de lo que sucedió MUY poco tiempo después con el muro de Berlín y todo ese proceso, y de la unidad de Alemania, Interflug fue liquidada.  Pero bueno, después de ese paréntesis continuanos con la historia.

Para algunos colombianos el Il-62 no será un Avión del todo desconocido, pues Cubana de Aviación operó este tipo de Avión por mucho tiempo entre Bogotá y La Habana, hasta cambiar el tipo de Avión por el Tupolev Tu-204, luego por un Antonov An-158 y por estos días andan enviando un Airbus A320.  Amo el Airbus pero los otros Aviones le ponían sabor a Eldorado. Cubana sacó ya el Il-62 de la línea de vuelo.

Ahí esperando, intenté pasar el tiempo con un Wi-Fi público que te pedía escanear el pasaporte en una máquina para darte un papel con una clave, pero la tal clave nunca funcionó (aunque el gobierno chino debe tener mi pasaporte en alguna base de datos alternativa, ¡siquiera ya no está vigente!).  Lo otro era tener una línea celular activa en China, pero no era mi caso, entonces ni modo.  Así que tomé un té de máquina (y recordé a Japón) y me dediqué a observar la belleza del Ilyushin Il-62 mientras el tiempo pasaba y llamaban a abordar.

El abordaje se llevó a cabo sin eventualidades, entré y sentí ese olor a Avión viejo delicioso, y me senté en mi puesto muy en la parte de atrás del Avión, lugar elegido adrede para poder experimentar esos motores Soloviev D-30KU (una de las características del modelo M, la versión anterior tenía motores Kuznetsov) y poder ver lo que tenía debajo.  ¡Iba a estar volando nada más que sobre Korea del Norte! Reproduzcan el video del despegue para que escuchen la sinfonía.

DSC_0337.jpg

El espacio no era mucho. De hecho la mesa tocaba mi torso si la extendía (y solo mido 1.80m, nada del otro mundo), pero esto de ninguna manera impidió que disfrutara ese vuelo como un niño chiquito (en últimas todavía soy uno, y cada día más bobo).

Fuera de eso el asiento no tenía nada fuera de lo común, con la excepción del comportamiento del espaldar, ya que si uno empujaba hacia adelante bajaba del todo, nunca he visto tal cosa en un Avión occidental.  A mi lado había una persona de Korea del Norte (son pocos los que pueden salir, pero los hay) y otra de los Países Bajos.

Uno siempre que va a lugares raros encuentra gente de los Países Bajos y de Reino Unido, quizás por eso será algo de mi afinidad por esos dos países.  Cuando el norkoreano estaba llenando su formulario de inmigración espié de reojo su pasaporte como una maruja a ver que podía observar, me producía MUCHA curiosidad ver un pasaporte de allá.  Algo vi, aunque no mayor cosa.

Guardé mi equipaje de mano en los guardaequipajes superiores, muy vieja guardia ya que no tenían ni puertas (como si fueran de un tren) y fui feliz.
El Avión comenzó su rodaje a la pista activa para despegar.  En ese momento, con los motores encendidos y el Avión en movimiento todavía había pasajeros de pie caminando por el pasillo, las auxiliares de vuelo tuvieron que regañar a varias personas casi al momento mismo del despegue.  Eso me hizo recordar cuando uno llega a algún lado y apenas el Avión frena por la razón que sea todos se paran, aunque no hayan quitado la señal de abrocharse los cinturones de seguridad ni se haya llegado al punto de parqueo, para mí siempre un momento de diversión.

Los anuncios se hicieron de la manera tradicional, pero los parlantes eran muy débiles para los que estábamos en la parte de atrás el Avión y no se escuchaba nada, creo que entendí más lo que dijeron en koreano que lo que dijeron en inglés.

Por un momento pensé que por primera vez en mi vida iba a ser testigo de un Avión jet comercial despegando con gente caminando en el pasillo todavía ya que no parecía que hubiera ninguna intención de detener el Avión, y esta gente que andaba de pie no parecía entender que se tenía que sentar.  Fácilmente podría ser la primera (¿y última?) vez que viajaban así, entonces ni modo.  Al final el despegue se llevó a cabo con todo el mundo sentado y el espaldar en posición vertical… ¡pero justo momentos antes fue otra cosa!

Finalmente llegamos a la pista activa y el Avión comenzó a acelerar los motores con los frenos puestos, justo la técnica que uno usa en despegues de pista corta o máximo rendimiento, pero la pista del aeropuerto de Beijing no es que sea corta en realidad.  Por otro lado, no es extraño en Aviones soviéticos antiguos que se queden “calentando” los motores en el umbral un par de minutos antes de despegar, lo vi por primera vez con un Antonov An-124 en Helsinki, y años después con un Avión similar en Rionegro.  Después de unos segundos soltaron los frenos y la carrera de despegue comenzó.

DSC_0369.jpg

Me resultó muy emocionante e interesante poder estar experimentando semejante cosa, en semejante Avión, en ésta época.  Me imaginaba a la élite soviética sintiendo lo mismo por allá en los años 60 saliendo de Moscú.

La carrera de despegue fue relativamente larga y el ascenso fue lento, tipo Airbus A340-300.

El vuelo procedió con normalidad a partir de ese momento, con un clima agradable y prácticamente ninguna turbulencia.  Nos dieron una comida generosa que incluía pollo, arroz, pan y frutas, algo que seguramente muchos ciudadanos del común del país hacia el cual íbamos considerarían tremendo lujo.

Pronto comenzó el descenso al Aeropuerto Internacional de Pyongyang, localizado en Sunan, al norte de la ciudad.

Se iban viendo algunas construcciones, algunos cultivos, algunas personas, algunos caminos, una que otra carretera.  Yo pensaba de todo ahí: ¿quiénes eran? ¿qué hacían? ¿qué pensaban del gobierno? ¿qué pensaban del Ilyushin que estaba volando encima de ellos? ¿deberé? ¿la amo?

Después de un aterrizaje excelente y suave seguimos hacia la plataforma.  Esto tomó bastante tiempo debido a que la pista activa (01/19) está bastante lejos de la terminal.  Hay otra pista (17/35) que está cerca de la terminal pero se encontraba fuera de servicio en ese momento y que me recordó de un modo u otro cuando uno llega a Schiphol, en Ámsterdam, y aterriza por la pista que llaman “Polderbaan”.  Una vez que aterricé por ahí llegando desde Londres el Piloto dijo: “Damas y caballeros, miren sus relojes, hemos aterrizado a tiempo pero vamos a llegar unos minutos tarde al Aeropuerto”.  Y de hecho así fue, el rodaje parecía como desde Bélgica.  También me acuerdo una vez que aterrizamos en Orlando desde Baltimore y nos tocó ir hasta el otro lado del Aeropuerto, y la auxiliar dijo “parece que vamos a Jacksonville por tierra pero tranquilos”, obviamente en Southwest, son lo máximo.

Actualmente el Aeropuerto de Pyongyang tiene una terminal moderna (decían que Kim Jong-Un ejecutó al arquitecto porque no le gustó el diseño inicial, aunque luego el man reapareció, o sea que a lo mejor lo mandó a una sesión de “reeducación” por un par de años).  Pero cuando yo fui, estaban usando un edificio interino porque el original y antiguo estaba en remodelación (edificio que terminó siendo demolido y reemplazado por el nuevo y moderno).  Así que cuando llegué, no se podía usar puentes de abordaje porque no había, entonces desembarcamos por escaleras y caminamos hacia la terminal.

Aunque al principio fue algo asustador por todo lo que se dice sobre tomar fotos en Korea del Norte y todo eso, intenté tomar algunas fotos de los Aviones que había al lado.  O sea, si había algún momento en que podía hacer eso y no tener problemas era precisamente ese, podía fingir que era una rubia ingenua que no sabía y que por favor no me metan en un campo de concentración, gracias.

DSC_0395.jpg

Sorpresivamente no tuvieron problema con eso, pero nos pidieron que agilizáramos nuestro paso a la terminal para las formalidades de inmigración y aduanas.

DSC_0400.jpg

Quién creyera que estaban molestando menos por las fotos en Pyongyang que en Bogotá, ¡hijueputas!

Esta terminal interina era un edificio cuadrado simple, pero bien hecho dentro de su simpleza. Lo primero que vi fue a inmigración, y desde ahí se podía ver ya la salida del edificio.  Al lado había una banda transportadora para el equipaje y justo al frente estaban los mostradores para el check-in, esto no suponía ningún problema puesto que en ese aeropuerto había vuelos saliendo o llegando, pero no las dos cosas al tiempo, entonces el espacio se adecuaba a lo que estuviera pasando en un momento dado.  Además en el momento en que un vuelo llegaba y lo terminaban de procesar le quitaban la electricidad a la terminal, como cuando se va la luz en mi casa cuando juego Star Fox 64 y llueve (¡maldita sea EPM!).

En Korea del Norte hay serios problemas con la electricidad, en Pyongyang que es donde dan prioridad se va a cada rato, a mi me tocó en un restaurante.  En parte es por la generación, pero en parte porque la infraestructura de distribución es muy obsoleta y le vendría bien algo de mantenimiento, justo como el transformador que había en la esquina de mi casa en los 90 que yo lo miraba y con mi poder mágico lo hacía estallar y se iba la luz solo en mi cuadra, por horas, mientras el resto del barrio seguía como si nada (¡maldita sea EADE!).

DSC_1978.jpg

En inmigración no pasó absolutamente nada, el man vio mi pasaporte, mi permiso de entrada, selló el permiso de entrada y me dejó seguir.  Casi ni me vio.  Supongo que uno ha sido tan estudiado antes de ir (el proceso de la visa, saber que uno viene en el vuelo de Beijing, etc.) que inmigración es la pura formalidad para corroborar que el pasaporte si corresponda a lo que tienen en sus datos y a la persona que lo está presentando y ya.  Además, muy jodido mentir sobre lo que uno va a hacer o donde se va a quedar, ¿qué va a hacer uno? ¿volarse de los guías? ¿conseguir trabajo? nuuuuuuuuuah.

DSC_0402.jpg

Como último paso estaba aduanas. Allí hacían el chequeo usual, pero en adición a esto decomisaban los celulares y solo los devolvían a la salida del país, en el formulario de inmigración te preguntaban si llevabas bombas, pornografía, drogas, cosas con GPS, entre otras.  El oficial de aduanas vio un iPod Touch que llevaba conmigo, y al mostrarle que no era un iPhone me dejó seguir con él preguntando “no phone, only music, right?” (“no es teléfono, solo música, ¿cierto?”) y parecía estar familiarizado con el aparatico.  Mi celular en ese entonces era una flecha Nokia azul floripepiado, ese sí quedó decomisado.

DSC_0412.jpg

En realidad dejando de lado lo del celular que es una cosa que uno sabía de antemano, no pasó nada raro en aduanas.  Sin embargo, se han oído casos de gente que le decomisan cualquier cosa con GPS (los GPS solos están prohibidos y eso es claro, pero hoy en día hasta un chocoramo tiene GPS, y entonces se crea un problema cuando uno va a Korea del Norte); o que le decomisan lentes de cámaras dSLR solo por su tamaño físico, aunque tengan menor alcance nominal que una cámara point-and-shoot promedio.

¿Recuerdan que compré muchas pilas en la terminal 3 del Aeropuerto de Beijing antes de salir?  Justamente por esa razón es que compré tantas, por si me decomisaban mi dSLR aunque fuera pudiera usar mi point-and-shoot pequeña que funcionaba con pilas AA de las que compré, ¡imaginense pues uno en un viaje de esos y sin poder tomar fotos!  Y como dudaba de la posibilidad de comprar pilas en Pyongyang (aunque a lo mejor no hubiera sido mucho problema, que sé yo), pues de pura compra de pánico me llené de pilas antes de salir.  Afortunadamente no fueron necesarias, y por mi dSLR no dijeron nada.

Al momento de escribir esto en el país ya hay red celular, y creo que ya no es tan restringida la cosa para entrar los smartphone, aunque nada me consta.  Esa red a su vez tiene unas restricciones importantes, no creo que le sirva a uno el roaming de Tigo por allá.  Aunque nada de Tigo sirve en ninguna parte igual.

Creo que incluso hubo acceso a internet (no el intranet de allá, sino el internet normal) para extranjeros, pero valía un ojo de la cara.  Hasta donde he sabido ya ese acceso no existe para turistas, solo para diplomáticos o los pocos residentes permanentes que hay de otros países.

También había en esa terminal una tienda duty-free que vendía dulces y cosas de Korea del Norte como Ginseng y Bem Ju (“vino de serpiente”, literalmente).

DSC_1435.jpg

En Korea del Norte cuando fui a los extranjeros solo les aceptaban euros preferiblemente, o yuanes.  Antes aceptaban dólares felizmente, pero como Estados Unidos es el diablo según ellos (junto con Japón) entonces ya no los veían con tan buenos ojos, aunque seguían sirviendo si uno no tenía nada más.  El Won de Korea del Norte en teoría está prohibido a turistas extranjeros, aunque siempre hay formas de hacerse a unos cuantos billetes si a uno le interesa (como a mí), solo que no los va a poder usar fácilmente.  O puede ir a la zona especial de Rason donde experimentan con el capitalismo a ver qué, y ahí hasta se los cambian en el banco y se los dejan usar en tiendas.

DSC_2031.jpg

Al terminar este proceso nos reunimos con quién sería uno de los guías durante el viaje (como dije, uno no puede ir a ninguna parte sin guía y solo puede visitar los lugares permitidos e interactuar con la gente permitida), quién me preguntó de dónde era, y quedó muy sorprendido cuando le dije que de Colombia.

Me dijo: “En todos estos años he visto gente de Estados Unidos, Europa, Asia y hasta Brasil… pero nunca un colombiano”.  A los varios días me hizo un comentario sobre la participación de Colombia en la guerra de Korea en la década de los 50 (la que les narré super Vinasco Ch. hace un ratico, ¿recuerdan?), todo muy cordial.  Yo igual estaba a título personal y no representando a ningún país en particular, de hecho estaba usando un pasaporte que no era de Colombia (aunque ese otro país también participó a favor del sur en aquella guerra), y no tomaba parte ni por un lado ni por el otro.  Es más, en los años 50 ni siquiera había nacido jijiji.

¡Yaaaa estaba en Korea del Norte!

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
error: